17 de octubre de 2017

Estocolmo (2)














Todavía no sé por qué en la plaza de la estación central hay una bandera sueca con el asta totalmente doblado. Supongo que es a cosa hecha, pero habría que confirmarlo en la oficina de turismo que está justo al lado. La cosa es que desde ahí partimos hacia el centro histórico, la isla conocida como Gamla Stan, aunque fue sólo pasar bajo los arcos del parlamento y darnos la vuelta, pues la torre del ayuntamiento nos animó a recorrer la ciudad de izquierda a derecha partiendo desde él.

En el interior, más allá de su enorme patio central, puede visitarse la Sala Azul (donde se hace el banquete de los Premios Nobel) y disfrutar de las vistas desde la torre de las Tres Coronas. Frente a la entrada arqueada hay unos escalones bajos que hacen como grada, permitiendo sentarse a observar el barrio de Söder al otro lado de las aguas y entre las desnudeces.

Caminando por el borde del lago Mälaren y uno de los múltiples atracaderos huele a río, a mar, a agua más que limpia para estar en plena ciudad. Adentrándonos en la isla de Kungsholmen tocó almorzar en un coreano que hacía esquina, cerca de un bonito puesto de flores. Los bares y restaurantes de Estocolmo tienen jarras de agua para que el cliente se sirva a su gusto.

La sobremesa la pasamos en el Kronobergsparken que, a pesar del complicado y desagradable nombre para los latinos, es estupendo para tumbarse a leer, charlar o hacer la digestión. Entre niños haciendo actividades extraescolares al aire libre y cuesta abajo está la estación de Radhuset, que lleva de vuelta a la estación central.

De nuevo ante el asta curvado tocó esta vez a la izquierda, entrando en la zona más comercial de la ciudad, esa que menos me gusta siempre que viajo. Edificios modernos, avenidas amplias e invasoras franquicias. Poco de lo que hablar más allá de la plaza de Hötorget, donde se encuentra la Sala de Conciertos de Estocolmo y los controvertidos y sosos rascacielos. Una de las arterias de la ciudad (Berger Jarbgatan) termina en el parque presidido por la Biblioteca Nacional de Suecia, aunque aquella tarde la gente estaba en el bar de copas al aire libre que le precede. El viajar y dar caminatas urbanas me encanta, pero cada cierto tiempo o espacio hay que descansar. En esta ocasión nos desplomamos en uno de los clones de la cadena Espresso House, clon y competencia a su vez de otras cadenas como Starbucks o Costa Coffe. Lo dicho, una invasión.

Saliendo del bullicio nos encontramos el Dramate, el teatro más importante del país. En una de sus esquinas exteriores tiene la estatua de Margarete Lasson, cuya peculiaridad es la aplicación de calor interior, fácil de comprobar nada más tocarla. No recuerdo exactamente para qué era, creo que para que no pasara frío por la noche o, al menos, ese es el concepto.

Encaramos el bulevar Strandvägen (Calle de la Costa), construido para la Exposición Universal de Estocolmo de 1897, caminata de algo más de un kilómetro que permite prestarle atención a las construcciones, especialmente a la Casa Bünsow y sus elaborados patrones de ladrillo. Todo el recorrido está presidido por la llamativo Museo Nórdico; imponente, majestuoso e incluso siniestro. Me encanta.

Termina en una rotonda partida que permite cruzar hacia su derecha el puente de las esculturas que lleva hacia la isla de Djurgården, con grandes extensiones de naturaleza donde los holmenses echan parte de su tiempo libre. De todas formas ya era casi de noche y poco se podía disfrutar en él, con lo que tomamos la rotonda partida hacia la izquierda para encarar la avenida del Museo de Historia Sueca a un lado y la Iglesia de Oscar al otro, finalizando en la plaza o parque de Karlaplan.

Mi mente plantea relaciones y parecidos a lo largo de los viajes que, si bien pueden ser más o menos lógicos o correctos, cierto es que denotan crecimientos sinápticos. En este caso, tanto el último puente citado como la última plaza también citada me recordaron a París, concretamente al puente de Alejandro XIII y al lago octogonal a la entrada del Jardín de las Tullerías respectivamente. Si eres historiador, arquitecto o similar pasa página.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157685738138091

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com