6 de septiembre de 2014

¡Empezamos de fiesta!














El tiempo se me echa encima y, a menos de un mes para mi próximo viaje, aún no he terminado de contar mis andanzas por México de éste último invierno. Aunque lo normal en un blog es escribir en orden cronológico, en esta ocasión me saltaré esa supuesta regla para organizar las entradas según los estados mexicanos visitados en estas tres semanas, empezando por Morelos.

Tras haber utilizado siete medios de transporte en treinta interminables y agotadoras horas, y no habiendo dormido mucho tras mi llegada, a la mañana siguiente me puse con mi amiga Paola en dirección a Tepoztlán. Reconocido en México como Pueblo Mágico, se sitúa a los pies de un cerro en cuyas alturas se encuentra el área arqueológica de El Tepozteco, cuya pirámide se ve desde la misma lejanía del pueblo.

A pesar de haber una ruta de senderismo para visitar las ruinas, por suerte preferimos quedarnos en el mismo pueblo, pues horas más tardes se vio un considerable incendio en dicha subida. Así que entramos en el Exconvento de la Natalidad, disfrutando de los bonitos frescos interiores y las espectaculares vistas exteriores.

En una de las calles principales, abarrotada de gente y con toldos de tela para dar sombra, nos sentamos en un puestecillo en el que, más de año y medio después, volvía a comer tacos con agua de Jamaica... ¡éxtasis total!

A modo de sobremesa, nos reunimos con una pareja para tomar unas cervezas en el balcón de un bar. No pude resistirme a una Pacífico mientras oteaba cada detalle de la muchedumbre. Era el día de fiesta, concretamente el Brinco del Chinelo.

Paola se quedó un rato con un grupo de amigos en lo más parecido a una caseta de la Feria de Málaga. Aproveché para darme un paseo por la cuadriculada estructura urbana del pueblo, disfrutando de las familias disfrazadas, gente bailando y tocando instrumentos, cientos de puestos de cosas típicas y, en general, de un estupendo ambiente festivo.

Después de ver el baile en el zócalo mientras yo me tomaba un recién descubierto helado de guanábana, cogimos autobús de vuelta a casa.

Tanto de Tepoztlán, como de los otro dos municipios de Morelos de los que hablaré (véase Cuernavaca y Jiutepec), se pueden ver las fotografías aquí:

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/sets/72157653823705468

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com